María Paz Castillo

La bici me da algo que aprecio mucho: la libertad.

mapapo

accesorios_mapapo

¿Hace cuánto te mueves en bici y cuáles son tus recorridos habituales?
No me muevo hace tanto tiempo en bici, tal vez 7 años. Aprendí cuando chica, pero recién para el verano de 2009, me regalaron mi primera bici, una vieja mini CIC que costó $3500. Empecé a andar muy de a poco, pero siempre fue para trasladarme a todos lados, desde la universidad, la pega y para carretear.
Hace un par de años no más que estoy andando entre 3 y 8 horas diarias. Mis recorridos son, normalmente, Santiago, Ñuñoa, Providencia y Las Condes (básicamente el circuito que hago con @humitadomicilio y @delosmandados), aunque varios días a la semana voy hacia el sector sur de Santiago, haciendo distintas rutas. Ahí, normalmente, recorro San Joaquín, San Ramón, La Pintana, El Bosque y La Cisterna, entre otras.

¿Cómo te has visto beneficiado desde que usas la bicicleta como medio de transporte?
Me operaron de la columna a los 14 años, pero desde 6to básico nunca hice educación física y después siempre me mantuve lejana a cualquier actividad deportiva, dudando si la exigencia sería demasiada o si se me notarían mucho los años de inactividad.
Sin embargo, la bici no me exigía tanto como otras actividades, libre para cuando quisiera usarla, si quería detenerme e irme caminando o andar más, no sería problema. Fue un desafío para mi cuerpo, con lo cual me siento feliz de haber logrado una cierta capacidad ‘cleteando’ desde lo nulo. Y, obviamente, todo cambia: la percepción de la respiración, de un mejor estado físico ¡Si se nota hasta para subir una escalera sin problemas!
La bicicleta para mí, hoy es vital: con ella no sólo me transporto para todos lados, es mi herramienta de trabajo, a la par con el computador y el celular. Desde esa vereda, para mí es indispensable tenerla operativa todo el tiempo, de lo contrario, pierdo pegas.
Además, la bici me da algo que aprecio mucho: la libertad. No necesito nada más que mi bici esté buena y ande con luces, para irme a donde quiera, a la hora que quiera, sola o acompañada. También me pasa que siento la seguridad de ser la dueña de mis tiempos y decisiones de viaje, y eso es una tranquilidad tremenda.

¿Qué accesorios son imprescindibles para ti a la hora de salir en bicicleta?
Luces, casco, parrilla, canasto o similar . Esto último es imprescindible ¡Si la bici es mi herramienta de trabajo! ¡No me sirve la bici sin parrilla y sin tener donde echar cosas!

¿Qué está faltando para que más personas comiencen a usar la bicicleta en su día a día?
Entender que el miedo (a que te roben, a que una micro te choque, a bajarse a la calle) es la única forma de no hacer nada. Quedarse en la casa sería una opción muy segura y de pasada fome.
Hablando en serio: que las políticas públicas respecto a moverse en bicicleta sean hechas con una mirada más allá de donde están las luces de las cámaras o inaugurando ciclovías de alto estándar; sino más bien, en los lugares donde ni siquiera es tema, porque no se usa o hay unas ciclovías ridículas y burlonas para llenar sus reportes de sustentabilidad, más que querer solucionar un tema real.
Falta que la bici sea tomada como una opción de transporte. Falta educación a todo nivel, que en los colegios nos enseñen las leyes del tránsito –como algo tan básico como leer- como peatones, ciclistas y automovilistas. Falta que existan maneras en que una bici robada no sea un buen negocio para los reducidores, que no “la hagan” a diario. Falta que los que llevan la voz cantante en la discusión, conozcan la ciudad de la que tanto hablan.
Falta que las mujeres de todas las edades se sientan capaces de apoderarse de esta arma de liberación del yugo del “es que estoy sola”, “es que es peligroso”, “es que no tengo con quien irme para mi casa” o “no tengo cómo ir”. Que la bici deje de ser algo como símbolo de estatus y de onda (solamente) y pase a mirarse como un estilo de vida donde por lo general lo pasas muy bien (al menos yo). Y por último, falta que le peguemos un ‘guate’ a todos los ciclistas de vereda que, para mí, son los principales detractores del uso de la bicicleta.

María Paz Castillo
Productora y bloguera

¡Comenta!