Existe un momento en la vida de un ciclista empedernido, en el que te das cuenta que puedes ir a cualquier parte y hacer casi todo en bicicleta. Es ese el momento en que vendes el auto que ya usabas cada vez menos o, simplemente, lo dejas estacionado, juntando polvo y venciendo su permiso de circulación.

Tus amigos, compañeros de trabajo y familia te interrogan, toda vez que pueden, sobre el por qué de tu decisión; buscando, quizás, un indicio de que perdiste totalmente la cabeza y que deberían llamar a un psiquiátrico para que vengan a buscarte con ambulancia, enfermeros tipo ropero de dos cuerpos, camisa de fuerza y ataque de histeria incluido.
En todas esas ocasiones, ellos exponen puntos rebatiendo tu decisión, tratando de hacerte “entrar en razón”, con frases y opiniones muy convencidas. Me dispongo a continuación a hacer un compendio de las que más he escuchado hasta el momento, cómo responderlas y cómo –quién sabe- invertir su errada opinión.

 

Porque es peligroso
La clave es ser visible y predecible. Así estarás evitando la mayor cantidad de riesgos. Consejos como: señalizar tus movimientos y no hacerlos intempestivamente; dejar una distancia segura entre tú y los automóviles estacionados, para evitar portazos; no adelantar por la derecha en una esquina donde el vehículo pueda virar en esa dirección (a veces pareciera que los autos en Chile no vinieran con luces intermitentes); no andar “paveando”, siempre estar atento al tráfico, escuchar lo que viene detrás de ti; y un largo etcétera.
Invita a aquellos amigos que opinen que es peligroso a probar la bicicleta, pues mientras más seamos, más seguro será.
Conaset y estadísticas generales de accidentes.
Bicicultura: aumentan los ciclistas, baja la tasa de accidentes

Porque es lento
En zonas urbanas, no hay nada más rápido que la bicicleta. Las estadísticas lo demuestran, la experiencia de un ciclista lo comprueba. Además, tienes la posibilidad de llegar mucho más rápido, si andas apurado, cosa que no es posible –aunque quieras- en otros medios de transporte.
Resultados de la 7a medición de tiempos de viaje en la Región Metropolitana.

Porque me canso y/o transpiro mucho
Si normalmente no haces ejercicio y sueles llegar a casa a ver la TV, sí, al comienzo vas a sudar bastante y te vas a cansar. Con el tiempo, aprenderás a controlar la energía que usas al andar, tu cuerpo se acostumbrará a esa pequeña cantidad de ejercicio que se realiza al pedalear y, por consiguiente, disfrutarás más aún el viaje.
Además, si no quieres sudar nada, tómate tu tiempo y pedalea lento. La gracia es que todo depende de ti. Es preferible sudar por hacer un poco de ejercicio, llegar a tiempo al destino y disfrutar del aire, a sudar en el metro, apretado, llegar tarde y ni mencionar el olor.

Porque llueve
El auto lleva tan poco tiempo en la sociedad y ya nos hemos acostumbrado tanto a que no se puede salir bajo la lluvia sin un techo, que se nos olvida que durante todas las épocas de la historia de la humanidad, hemos sabido convivir con los elementos climáticos bajo nuestros propios medios. Es sólo agua, no te vas a resfriar, ya que eso depende de tu sistema inmunológico y por lo tanto de ti. Si te mojas, lleva cambio de ropa y listo. Y finalmente, si no quieres mojarte, existe equipamiento para no hacerlo, desde simples mantas impermeables hasta ropa técnica, que te permite pedalear cómodamente, es respirable e impermeable. Opciones hay, sólo depende de que te des cuenta de que se puede.

Porque hace frío (invierno)
¿Es el frío la excusa o es tu comodidad?, ¿crees que Santiago es frío?, ¿qué te dirían los ciclistas en países como Finlandia? Ese sí que es frío y ellos pedalean con lluvia, nieve y real frío extremo.
Si tienes frío, abrígate, pedalea con más energía, pero no lo uses como excusa para no andar en bicicleta. Ojo, si sales abrigado, preocúpate de llevar un bolso para ir guardando la ropa que te irás quitando en el camino, porque cuando el calor del pedaleo llega, te querrás sacar todo.

pedaleando-invierno

Foto: Mikael Colville-Andersen

Porque no estoy en edad de cambiarme a la bicicleta
Nunca es tarde para hacer el cambio, porque la bicicleta como medio de transporte, no es un ejercicio exigente. Además, con el paso del tiempo y el aumento de la práctica, te sentirás cada vez mejor y vitalizado. Al principio, prueba por tramos cortos, por calles tranquilas, comenzarás a soltarte y salir de tu comodidad de a poco.

Porque después de andar un rato, me duele “algo”
Si eres sedentario y luego de tu primer mes de pedaleo constante, sentirás algunas molestias físicas, es normal, pues tu cuerpo se está acostumbrando a la nueva forma de transportarte. Ahora bien, si las molestias perduran y se acrecientan, es probable que estés haciendo algo mal y la solución para la gran mayoría de las personas es simple:
Si duele la parte delantera de la rodilla, probablemente la altura del sillín esté muy baja.
Si duele la parte trasera de la rodilla, la altura del sillín puede estar muy alta.
Si duele el trasero, por la zona de los isquiones, quizás el sillín esté muy alto, o con la punta muy baja.
Si duele la zona de la ingle, puede que el asiento esté muy alto o con la punta muy alta.
Si duelen las muñecas, puede que tengas las manillas muy altas o muy bajas.
Si duele la espalda quizás usas una bicicleta muy grande o una muy pequeña.
Y un largo etcétera. La mayoría de los problemas se pueden solucionar con simples ajustes. Muy pocas veces tendrás que cambiar una pieza (por una más larga o más corta) y, en menor medida, cambiar de bicicleta.

Elegir la bicicleta correcta
Ajustes básicos de la bicicleta para cada persona de Mountabike.es

Porque no puedo llevar lo que llevo en el auto
Claro, si pensamos en que sólo puedes usar una mochila, probablemente estarás en lo correcto al pensar que puedes llevar poco. Pero, actualmente, la variedad de formas de carga en bicicleta es tan alta, que puedes llevar lo que quieras. Existen mochilas de alta capacidad, alforjas y bolsos que se montan en la bicicleta, parrillas especiales para llevar cargas grandes (tablas de surf, instrumentos musicales), hasta bicicletas especiales para cargas mayores (las llamadas cargo-bikes).

Porque no me gusta vestirme de manera especial para hacerlo
Sí, sabemos que el verde, amarillo o naranjo que se utilizan para hacerte más visible no son muy atractivos. Además, la ropa ciclista busca cumplir objetivos prácticos, ser más respirable, no entorpecer el pedaleo, ser fácil de lavar, etc. Pero actualmente no necesitas perder tu estilo para pedalear: existen cada día más marcas de ropa exclusiva para ciclistas “a la moda” y/o líneas de marcas ya establecidas, que buscan brindarte comodidad y seguridad sin perder el estilo. Además, puedes reemplazar los colores llamativos de la ropa por luces de alta potencia y alcanzar el mismo efecto.
Se nos acaban las excusas. Busca un amigo que ya use harto la bicicleta, investiga en internet, si tienes dudas de algún tema o de cómo se hace algo. Atrévete a dejar de depender del transporte público, del tráfico, del valor de la bencina y, al fin y al cabo, de los demás.

¿Tienes alguna otra excusa? o ¿te han dicho una que no esté en esta lista? Escríbela en los comentarios y te la refutamos, porque ¡para disfrutar de la bicicleta no las hay!

abuelita-pedaleando

About The Author

Mente Ciclista

Blogger, fundador del servicio de mensajería en bicicleta Torpedo Mensajeros y director en Todoporlaweb.com

5 Responses

  1. Cristian R

    cuando me dicen “es que andando en bicicleta transpiro”
    yo digo y en micro o metro no?
    por ultimo en bicicleta se que la transpiración que tendré encima sera solo mía, puedes decir lo mismo en el metro?

    Responder
  2. Jorge

    Normalmente mis amigos cleteros me critican por caminar Santiago, me preguntan por qué no lo ando en bici y la respuesta es simple, no me es práctico. Vivo al otro lado (literalmente) de la RM y debo moverme diariamente muchos kilómetros por la 5 Sur para llegar a la Universidad o a ver a mi novia, con lo cual moverme con una bici a cuestas me saldría caro y difícil, ya que la locomoción para zonas rurales suele ir llena y tener máquinas con poquísimo espacio.

    Siento que generalmente estas razones o beneficios se piensan en base al habitante de Santiago, aka Homo Santiaguinus, y no en los que circulamos por él y venimos de fuera. Sí, sé que caminar por Santiago es hasta más lento, pero la situación económica no apaña como para poder contratar una de las del Itaú o comprar una segunda bici que entre en las micros(la que uso acá es una mountain bike grandota por temas obvio, los caminos son brutales).

    Me gustan las bicis, me parecen un medio ideal de movimiento por la ciudad, pero no creo que sean la panacea que algunos piensan ni que tampoco sea una opción viable para toda la población, aunque sí son parte de la solución para descongestionar las grandes urbes.

    Eso c:

    Responder
    • Ricardo Escobar Montecinos

      Hola Jorge,

      Tienes razón en que no es LA solución a los temas de movilidad.
      Por otro lado, si andando a pie no tienes problemas, ¿por qué deberías cambiar?
      Los problemas o necesidades son los que dan paso a buscar nuevas formas, pero si todo está bien caminando, creo que deberías seguir haciéndolo.

      Si tuvieras poco tiempo, y necesitaras mayor velocidad, seguro tendrías que buscar una respuesta (¿una bicicleta plegable tal vez? Recuerda que también andan por ripio)

      ¡Un gran saludo!
      Que viva caminar, recordemos que es nuestro verdadero medio de transporte independiente.

      Responder
  3. Erika tinajero

    En Quito el pretexto es que la ciudad no está hecha para bicis, que hay muchas cuestas.
    Mi respuesta es siempre la misma el mundo no estaba hecho para que las mujeres voten o estudien.
    Larga vida al pedal.

    Responder
  4. CC

    El problema más grande y que no es mencionado en el artículo: no hay donde dejar la bicicleta al llegar a destino. Ya sea al ir a comprar o hacer un trámite, dejarla sola es regalarla incluso con cadena.

    Responder

¡Comenta!