Ya sea por trabajo, estudio o simple diversión, el planificar una ruta de origen/destino es fundamental para nuestro desplazamiento, ya que podemos visualizar con anticipación los problemas que podemos encontrar en el camino, las opciones de ruta alternativas y prepararnos para cualquier contingencia.

Si vas a realizar un recorrido diario, lo mejor es que lo planifiques con antelación y lo realices en un día y horario en que no haya demasiado tráfico, para saber a qué atenerte y tener visualizado el entorno y recorrido.

Otra sugerencia, cada cierto tiempo, es variar la ruta en algunos tramos, con el fin de conocer más calles y prevenir que alguien esté observando tu recorrido. Conoce y ubica los puntos importantes, como son talleres, estaciones de servicio, lugares con mucha iluminación, tiendas de comida o similares, así podrás acceder fácilmente a ellos en caso de emergencia.

También es recomendable llevar los elementos necesarios para reparar tu bici. Los ciclistas, por antonomasia, somos independientes y esto mismo debemos plasmarlo en nuestra vida diaria y en nuestra forma de auto auxiliarnos.

Usa la tecnología para planificar tus rutas: Google Maps y My Maps son algunos ejemplos de herramientas para revisar calles. Pero, sobre todo, usa tus conocimientos de calle y de vida, éstos te darán mas información y seguridad que un elemento o herramienta tecnológica.

Planificar una ruta no sólo te hará más independiente, sino que te permitirá ayudar a otros en sus recorridos, explicándoles alternativas, indicando sugerencias e intercambiando información relevante. Todo esto con el fin de que se vaya creando una red de colaboración en la que entre todos los ciclistas (tus amigos y conocidos) puedan retroalimentarse.

imagenes-700x400

Si eres un ciclista nuevo o ciclista en ciernes, cambia tu “chip” de usar las calles con mucho tráfico, ya que el error principal suele ser usar las mismas calles por donde antes se transitaba cuando se iba en auto o transporte público. Las ciudades tienen muchas calles adyacentes y alternativas, donde el tráfico baja ostensiblemente y pueden ser usadas libremente por los ciclistas.

Y si eres de los que te da miedo la calle, ¡busca quien te apadrine! Los ciclistas debemos ser solidarios y de seguro siempre existirá alguien que te acompañe en tu ruta, te enseñe a planificarla y te indique las mejores alternativas para tu desplazamiento.

Es entendible el miedo de todo aquel que se sube a una bici y se mueve por la calle por primera vez, pero tal como señalaba antes, ordenar la información relativa por dónde desplazarte por la ciudad, te dará libertad, seguridad y autonomía.

De vez en cuando, sale a pedalear, a conocer calles y lugares diferentes en tu ciudad, ¿por qué? Porque así vas conociendo más lugares y de esa forma, cuando tengas que ir a otro lugar no habitual, tendrás la información necesaria para poder moverte mas fácil y rápido.

Mención aparte merece el tema de tu seguridad cuando planifiques tus recorridos; señaliza tus maniobras, hazte predecible, usa luces, elementos reflectantes y sonoros, con el objeto de que los vehículos y peatones sepan que te estás moviendo por la calle.

Para resumir, al planificar una ruta debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1.- Revisa la ruta con anticipación

2.- No uses calles muy transitadas

3.- Verifica puntos de interés en la ruta

4.- Varia el recorrido cada cierto tiempo

5.- Prepárate para cualquier contingencia mecánica

6.- Hazte visible y predecible

Con estos sencillos consejos, tus desplazamientos serán mas rápidos, cómodos y seguros.

About The Author

Manuel Ocares Rodríguez

También conocido como Rutacleta. Técnico en Turismo, mecánico de bicicletas e integrante de Furiosos Ciclistas.

¡Comenta!