Inversión pública dedicada a movilidad debe hacerle justicia al transporte no motorizado

¿Qué te motivó a optar por un modo de transporte no motorizado en tus viajes cotidianos?
De niño en la Ciudad de México -en otras épocas- todas las tardes andaba en bicicleta con mis amigos en el barrio donde vivía. Luego me llegó la época del automóvil y dejé botada la bicicleta durante más de 10 años, hasta que empecé un trabajo bastante cerca de mi casa y era un absoluto sinsentido usar auto.
Ahí mis experiencias ciclistas matutinas se convirtieron en un momento imprescindible del día: treparme a la bicicleta, sentir el entorno -¡sentir!- fuera de la burbuja del coche. Esto me hacía despertar y conectarme: estar atento a los autos, las luces, el clima; formar parte de la ciudad y no únicamente ser un sujeto que va de punto A a punto B, escuchando el último hit radial.

¿Hace cuánto tiempo te mueves en un modo no motorizado y cuáles son tus recorridos habituales?
Vendí mi automóvil en el año 2007 y desde entonces la bicicleta se convirtió en mi principal medio de transporte. Luego a mediados de 2014, desde que llegué a vivir a Santiago y después de experimentar un par de viajes en metro en hora punta, no hubo dudas de cuál era la mejor opción. Además, mi recorrido cotidiano es muy amigable: desde Parque Bustamante a calle Holanda en Providencia.

Pablo_Collada-new_indie2

¿Qué accesorios sueles llevar contigo cada vez que te movilizas en tu medio no motorizado? Y ¿cuál es tu estrategia para desplazarte a través de la ciudad?
Nunca he sido de mucho accesorio en verdad, de hecho, trato de ir lo más ligero posible y de nunca usar audífonos.
Sobre la planeación de mi ruta cotidiana, a la ida la mitad del camino la realizo por la calle y la otra mitad por ciclovías. Para el regreso, hay una parte en la que voy por una avenida bastante transitada (con su ineludible zigzagueo y esquivamiento de autos) y la otra más bien es recorriendo pequeñas calles que son más tranquilas.

¿Qué cambios propones para una mejor convivencia entre los distintos modos de transporte en la ciudad (motorizados y no motorizados)? ¿Cómo y a quiénes se podría incentivar, para promover el uso de modos de transporte no motorizados en la ciudad?
Antes yo pensaba que la mejor convivencia se daría con el tiempo. Creía que la aceptación de que podemos compartir el espacio de manera razonable en función del bienestar común, culturalmente ocurriría. Y aunque en el camino, desafortunadamente, iban a existir accidentes y catástrofes en las que las personas sobre la bicicleta se llevarían la peor parte, al cabo de cierto tiempo, aprenderíamos.
Desafortunadamente ya no soy tan optimista. Mientras más pasa el tiempo y continuo viendo los terribles accidentes en la vía pública, me queda claro que hay un elemento que impide esa convivencia pacífica y amigable: en esta sociedad hiperexcitada, donde el tiempo es dinero, la prisa es el valor más importante.
Con ello por principio, cualquier cosa que haga demorar al apresurado conductor nos terminará por dejar atropellados a todos. Siendo así, tristemente considero que la única opción es crear vías separadas. Cada quien a su cada cual.
En ese sentido, será necesario que la inversión pública dedicada a la movilidad tenga una repartición de recursos que haga más justicia al transporte no motorizado, que se construyan más y mejores vías dedicadas a la bicicleta y que se reconozca la vulnerabilidad que subsiste en las condiciones actuales.

Pablo Collada @pablocollada
Sociólogo
37 años
Mexicano residente en Santiago de Chile

¡Comenta!