La bicicleta me entrega una total cercanía con las personas y las historias

¿Qué te motivó a optar por un modo de transporte no motorizado en tus viajes cotidianos?
Me motivé a usar la bicicleta como un medio de transporte limpio, dinámico y accesible a mi bolsillo, además, la bicicleta me entrega una total cercanía con las personas y las historias, ya sea con otros ciclistas o transeúntes. Siempre he estado buscando conectarme con la gente, ya sea por mi trabajo como fotógrafo, o porque la bicicleta me ha llevado fácil y directamente a lugares donde claramente un auto no puede entrar.
A veces salgo con mi bicicleta y mi cámara a recorrer Santiago y esto me ha dado la facilidad de conocer diversas historias de vida y también en torno al ciclismo urbano, la mayoría casi siempre como un estilo de vida y no como un hobby o deporte.
La bicicleta es amigable, sobre todo cuando salgo en ella buscando historias que me gusta contar sobre personas, me gusta la gente, interesarme por ell@s de una manera que se sientan cómodas, entendidas y en plena confianza con un desconocido a quien le cuentan su vida. Considero que la bicicleta es el medio perfecto para llegar a esa conexión de intimidad, naturalidad y respeto.
Mi bicicleta tiene 45 años, es una pistera clásica con cambios abajo, en el marco. Una vez, cuando la llevé a un taller para mantención, el señor que me atendió me preguntó hace cuántos años tenía la bicicleta y le conté que hacía menos de seis años y él, sorprendido, me dijo: “Yo hace 45 años armé tu bicicleta, la recuerdo bien por las marcas que le hice en las soldaduras”.
Me comentó qué esas marcas eran su firma personal en cada bicicleta que el armó cuando joven y que hace muchos años no veía una de sus obras. Son historias que a través de los años y por una bicicleta, nos conectan.

¿Hace cuánto tiempo te mueves en un modo no motorizado y cuáles son tus recorridos habituales?
Hace unos seis años que opté por moverme en bicicleta y hacerlo mi rutina diaria para evitar la congestión y el alza del pasaje del transporte público. Mis recorridos habituales por trabajo o por amistades son por las ciclovías del río Mapocho, que me conectan directamente con el centro de Santiago que es dónde más me muevo y desde ahí organizo mis rutas hacía el sector oriente y poniente de la capital. Hay días en los que salgo sin un plan previo y termino conociendo más de lo que esperaba y así voy marcando nuevas ciclovías o calles dónde es más seguro pedalear.

Nicolas_Valdevenito-new_indie2

¿Qué accesorios sueles llevar contigo cada vez que te movilizas en tu medio no motorizado? Y ¿cuál es tu estrategia para desplazarte a través de la ciudad?
Sí o sí, suelo llevar siempre la “sagrada parrilla” en la parte de atrás de la bici, la misma que ha llevado a personas, a mi perrita (tramos cortos y urgentes) y también suelo cargar con mi equipo fotográfico que ya es bastante pesado, pero durante seis años jamás se ha caído algo o alguien (risas).
No soy de tener estrategias para moverme en bici, pero sí la preocupación por mi integridad física y la de los transeúntes que a veces son bastante imprudentes en las mismas ciclovías; siempre pedaleo con mucho cuidado y usando mis manos para señalizar, al cruzar o doblar en alguna esquina. Trato de mantener distancia de los vehículos y de los compañeros ciclistas, obviamente respeto y me tomo el tiempo de esperar la luz verde y así no correr riesgos innecesarios.

¿Qué cambios propones para una mejor convivencia entre los distintos modos de transporte en la ciudad (motorizados y no motorizados)? ¿Cómo y a quiénes se podría incentivar, para promover el uso de modos de transporte no motorizados en la ciudad?
Personalmente me gustaría que hubiesen más ciclovías o calles seguras para pedalear, también una mayor fiscalización para los vehículos y transeúntes o vendedores ambulantes que ocupan las ciclovías para instalarse con carritos de comida o a vender en el suelo. Estoy muy de acuerdo con que necesitan trabajar, pero siendo justos, creo que también obstaculizan nuestros únicos tramos por ciclovías y eso me ha llevado a ver bastantes accidentes, atropellos y asaltos. Lo peor es que a veces somos obligados a pedalear por la calle, donde claramente no se nos respeta por ser un vehículo no motorizado y menor.
A modo de cambios, quienes más deberían salir en bicicleta y por calles o ciclovías conflictivas son los políticos, creo que pedaleando una semana seguida ellos podrían saber de todos los riesgos que como ciclistas corremos cada día. También harían mejor trabajo aprobando leyes que nos beneficien y nos protejan a la hora de tomar la decisión de montarse en una bicicleta.
Cada año mueren ciclistas no por imprudentes, sino porque no hay respeto ni preocupación y tampoco la humanidad suficiente por parte de los automóvilistas y micreros. Asimismo creo que la convivencia parte por casa, educándonos y educando a nuestros niños a usar la bicicleta como medio de transporte, además de un cambio para el medio ambiente. Es super importante que las nuevas generaciones salgan a pedalear con un autocuidado y con responsabilidad.

Nicolás Valdebenito González
@nicovaldebenitog 
Fotoperiodista
31 años
Independencia, Santiago – Chile

¡Comenta!