Mariel Figueroa

Me di cuenta que quien estaba contribuyendo al caos en el tránsito era yo y que no debía esperar ningún cambio, sino generarlo.

mariel_figueroa

mariel_figueroa-indumentaria¿Qué te motivó a optar por un modo de transporte no motorizado en tus viajes cotidianos?
Me di cuenta que quien estaba contribuyendo al caos en el tránsito era yo y que no debía esperar ningún cambio, sino generarlo. Primero decidí empezar por cambiar mis hábitos cotidianos de movilidad para nunca más abandonarlos y hacer de ellos una filosofía de vida.

¿Hace cuánto tiempo te mueves en un modo no motorizado y cuáles son tus recorridos habituales?
No sé exactamente hace cuánto, pero seguramente más de 5-6 años. Para ir y volver del trabajo la uso cotidianamente, los regresos no son siempre directos a mi casa sino que al andar en bici son más flexibles y siempre paso por algún lugar antes de volver. Por suerte, disfruto de no tener un recorrido fijo y no ver siempre lo mismo en el camino, al igual que elegir la ruta, aunque tarde más, pero que siempre sea placentera. Desde que vivo en el centro de la ciudad, en horarios nocturnos la uso cada vez más, siempre que sepa que tengo un lugar donde dejarla.

¿Qué accesorios sueles llevar contigo cada vez que te movilizas en tu medio no motorizado? Y ¿cuál es tu estrategia para desplazarte a través de la ciudad?
Las luces intento llevarlas siempre en la cartera porque nunca sé a qué hora voy a volver y si me agarra la noche siempre las uso.
Cuando uso pantalones oxford llevo una pulsera (de esas rígidas que se enrollan con el impacto) para la pierna derecha, para que el pantalón no se enganche ni se ensucie. Y por último, mi linga que va siempre en el canasto, imprescindible por si la dejo por unas horas en algún estacionamiento o algunos minutos en la calle.
Para desplazarme por la ciudad no tengo una estrategia específica, simplemente dejo que fluya. La gran mayoría de las veces voy bien despacio, lo disfruto y el trayecto se vuelve increíblemente simple cuando uno no tiene apuro.
De preferencia, opto por las calles sin semáforos, no sólo porque al ir despacio me agarran todos en rojo, sino porque al andar en bici es mucho más atractivo el momento del intercambio de miradas en la negociación del cruce de calle.

¿Qué cambios propones para una mejor convivencia entre los distintos modos de transporte en la ciudad (motorizados y no motorizados)? ¿Cómo y a quiénes se podría incentivar, para promover el uso de modos de transporte no motorizados en la ciudad?
En mi opinión, lo que ocurre en el tránsito es una fiel representación de lo que nos está ocurriendo como sociedad. No es un fenómeno aislado, sino que en el espacio público todo se potencia y se percibe la intolerancia. Para una mejor convivencia entre los distintos modos nos hace falta mucha cultura ciudadana y respeto al prójimo. Necesitamos calles más humanas, con más interacción real entre las personas. El cambio que propongo es en uno mismo, no esperar que las soluciones lleguen sino provocarlas. Todos podemos aportar pacificando la calle, estemos en el modo que estemos, con sonreír eso ya es un gran paso. Yo creo que hay que incentivar a todos los ciudadanos y no a un sólo público objetivo. La manera más simple y efectiva de promoverlo es ejerciéndolo. Predicar con el ejemplo. Si conoces a alguien que usa la bicicleta naturalmente, lo logra sin problemas y es feliz haciéndolo, inevitablemente eso te contagia, te dan ganas de probarlo e imitarlo y una vez que te subís a la bicicleta, no te bajas más.

Mariel Figueroa
28 años
Ingeniera Industrial que trabaja para la movilidad de su ciudad
Rosario, Argentina

¡Comenta!