Senado rechaza reducción de velocidad en Proyecto de Ley de Convivencia Vial

Documentación académica y especializada que evidencia que la reducción de velocidad urbana es elemental para que las calles sean menos peligrosas y los distintos modos puedan convivir, sobra.

La relación entre la velocidad del impacto y el riesgo de muerte es tan brutal, que señala que a 60 km/h más del 85% de las personas afectadas muere, mientras que a 50 km/h el riesgo de morir baja a 60%.

Es así, tan sólo 10 km/h menos, que son los que señala el Proyecto de Ley de Convivencia Vial, o de Convivencia de Modos, en tramitación en el Congreso Nacional desde agosto de 2015, podrían salvar hasta 1 de cada 4 personas. Sólo este año, de ser aprobada la Ley, podrían salvarse hasta 300 vidas humanas y reducir la cifra de fallecidos en siniestros de tránsito en Chile que, en 2017, alcanzó las 1.928 personas muertas, mientras que en 2016 fueron 2.178.

Si esta cantidad de personas no nos da vergüenza, no sé qué más necesitamos para tomar acciones concretas como la reducción de velocidad urbana. La velocidad mata, ésa es la única realidad y evidencia cuando nos enfrentamos a los siniestros de tránsito.

No existen países desarrollados donde la velocidad máxima urbana supere los 50 km/h, ya que, en ese límite, la mortalidad de peatones y ciclistas se reduce significativamente, respecto de la situación actual de Chile donde el límite es de 60 km/h. La convivencia de modos en la vialidad es urgente en nuestro país, ya que dentro de los países de la OCDE tenemos el más alto número de personas fallecidas por siniestros viales y un tercio de quienes quedan con secuelas de por vida, son menores de 14 años.

la-velocidad-mata

Es por esto que luego de un arduo trabajo ciudadano, por hacer ver a las autoridades de transporte y a la sociedad en general la necesidad de reformar la Ley de Tránsito para lograr la inclusión segura y masiva de los modos vulnerables –con derechos y deberes claros- hoy existe una red nacional de apoyo de más de 100 organizaciones, instituciones y especialistas en transporte y política pública, que impulsan el Proyecto de Ley de Convivencia Vial.

El proyecto aprobado este miércoles 14 de marzo de 2018 por el Senado –que propone un capítulo especial sobre bicicletas en la Ley de Tránsito y obliga a los ciclos a desplazarse por la calle-, es una vergüenza al rechazar su artículo clave, que es la rebaja de velocidad máxima urbana de 60 a 50 k/h, y aumenta el riesgo para las y los ciclistas.

Es un duro revés, porque la Ley de Convivencia Vial había sido aprobada íntegramente por la Cámara de Diputados, por la Comisión de Transportes del Senado y por la Comisión Mixta.

No fue más que una tormenta perfecta, conformada por el rechazo en bloque de los partidos UDI, RN y Evópoli y la ausencia en sala de los senadores de la Nueva Mayoría, que se encontraban en reunión de conformación de comisiones y no alcanzaron a llegar a la votación.

rechazo.reduccion-velocidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para expresar nuestro rechazo a la decisión tomada por el Senado, la Red Nacional por la Convivencia Vial convocó a un punto de prensa este jueves, donde se notificará y convocará a una manifestación pacífica para el próximo martes 20 de marzo a las 19:00 h. en Plaza Italia ¡No descansaremos!

ley-de-convivencia-vial

About The Author

Daniela
Periodista

Ciclista urbana que cree en la bicicleta como una herramienta de cambio para ciudades a escala humana. Periodista apátrida, con síntomas de una dislexia no diagnosticada y editora general de New Indie.

¡Comenta!