El activismo promovilidad sustentable no tiene fronteras ni límites, por eso desde hace tiempo que en New Indie teníamos ganas de conocer y de compartirles más acerca de nuestrxs amigxs de Argentina en Bici y de nuestras compañeras salteñas de Mujeres Bicibles, así que decidimos entrevistar a la activista Jimena Pérez Marchetta, cofundadora e integrante de ABi.

¿Cómo y en qué momento te haces activista de la bicicleta?
Me considero activista desde que me invitaron a unirme a un grupo de personas que, al igual que yo, usaban la bici como medio de transporte y sentíamos que no era suficiente para conseguir un cambio de paradigma en nuestra ciudad. Fue desde ese momento donde empezó a tener forma esta idea de activismo y que mi participación podía ser un aporte social.

La verdadera revelación vino al participar del 5to Foro Mundial de la Bicicleta en Chile (FMB), donde me di cuenta que el real impacto estaba en lo colectivo, en el poder de la ciudadanía organizada.

¿Cómo nace Mujeres Bicibles de Salta, quiénes la componen, qué objetivos persiguen y qué logros han conseguido a la fecha?
Nosotras nacemos como una semilla de un movimiento que ya llevaba algunos años en América Latina. En Salta ya existía un activismo, sobre todo muy poderoso en las salteñas, y eso hizo que se convirtiera en una colectiva súper fuerte y llena de vitalidad.

Actualmente somos siete: Guadalupe, Andrea, Jimena O., Soledad, Milagro, Gracia y yo; todas nos identificamos como feministas y es la impronta que tenemos como Bicibles.

Nuestros objetivos se centran en los mismos del feminismo, igualdad de oportunidades, igualdad que exigimos que exista a la hora de elegir cómo moverte en la ciudad, equidad en la planificación urbana y, sobre todo, cómo desde la movilidad y nuestra militancia podemos aportar para dejar de perpetuar roles de genero y conductas violentas.

bicibles_salta

Foto hache

¿Cómo nace Argentina en Bici (ABi), cuáles son inspiraciones, motivaciones y objetivos? Y ¿cuáles son las estrategias para lograrlos?
Siempre me gusta decir que Argentina en Bici (ABi) existía desde mucho antes, en la mente y el deseo de muchas personas, pero que se pudo empezar a materializar en abril de 2016, en el 5to FMB en Chile.

En ese entonces, yo había sido mamá y trabajaba 10 horas diarias, hacía malabares entre mi activismo, mi rol de madre, pareja y vida social. En enero de ese año decido impulsivamente comprar los pasajes para asistir al Foro y renuncio a uno de mis dos trabajos el día anterior a tomar el avión.

Como no conocía absolutamente a nadie, unos meses antes empecé a buscar contactos de otras organizaciones de Argentina que fueran a asistir al Foro y así fue como, en conjunto, empezamos a pensar en una posible reunión durante esos días en Chile.

De esa manera surge la propuesta de la Primera Asamblea Argentina de la Bicicleta, que luego de meses de mucho trabajo junto a Ayelén –una maravillosa biciactivista de Bariloche-, nos permitió celebrar nuestro primer encuentro ese mismo año en Córdoba. Asistimos 30 personas de distintas partes del país y luego de dos días de debates y consensos, nació Argentina en Bici (ABi).

Yo creo que en Argentina sucedió un fenómeno distinto al del resto del continente, donde existen muchas organizaciones biciactivistas desde hace muchos años, que ya estaban trabajando en un concepto de red desde hace tiempo.

En nuestro país, en cambio, los colectivos tienen un promedio de cinco años, algunos más otros menos, y antes de ABi conocíamos muy poco del trabajo de otras ciudades. En ese sentido, las organizaciones y redes latinoamericanas que ya existían fueron de gran inspiración.

El objetivo principal se dio sin siquiera saberlo y fue el estar conectades, saber de la existencia del otre y empezar a articular actividades y potenciar esfuerzos. Nos motiva el amor por lo que hacemos y el cariño que en muchos casos supimos estimular y hoy funciona como un pegamento que nos convoca en cada asamblea y en cada actividad y evento que planificamos; a pesar de ser el octavo país mas extenso del mundo, recorremos miles de kilómetros para construir juntes cada año.

La estrategia –si es que existe una- es el consenso (*), saber que nunca somos lo suficiente diversxs y representativxs (en nuestras asambleas siempre hablamos de las sillas vacías de las organizaciones/personas que aún faltan) y tratar de hacer foco en lo que nos une, pero ejercitando la tolerancia en aquello que no, incluso renunciando a algunos intereses por el bien colectivo.

argentina_en_bici

Foto: PedaLúdico

¿Cuáles han sido los primeros pasos que han dado como organización (ABi), cuáles son los pequeños y grandes logros que han tenido y desafíos que se vienen?
Tener tres asambleas anuales consecutivas, haber desarrollado el primer Foro Argentino de la Bicicleta en Santa Fe y estar organizando el segundo Foro el 7 y 8 de septiembre de este año, en La Pampa. Además de encuentros regionales y actividades conjuntas entre varias organizaciones de una misma ciudad, lo que en apenas dos años y medio habla del gran potencial de ABi y que efectivamente tiene sentido permanecer unides.

El desafío está en no perder el espíritu que nos convocó, poder transmitir eso en 10 años e involucrar a las nuevas generaciones me parece crucial, además de conservar la idea de descentralización (de las 35 organizaciones que componen ABi, al menos 30 no son de la capital del país) que nos dan ese carácter diverso y representativo.

Creo que hay que trabajar fuertemente para que ABi no se convierta en un grupo de personas de un rango etario determinado o que solo tenga organizaciones de las grandes ciudades y capitales de Argentina.

También es bueno reconocer nuestras dificultades, no todo es fácil y lo cierto es que como mujer y representante de una ciudad mediana del norte argentino, muchas veces sufrimos la invisibilización de organizaciones que ocupan un lugar de privilegio como Buenos Aires que, en algunos casos, no son conscientes de nuestras necesidades y la situación crítica en la que estamos sumergidxs, que no solo tiene que ver con asuntos viales.

Es por esto que desde lo colectivo intentamos hacer énfasis en la empatía y no perder de vista la percepción que atraviesa a cada une.

foro_argentino_bici

 

En el movimiento ciclista en Chile no hay tanta participación de mujeres que sean madres, desde tu experiencia, ¿cómo es el escenario en Argentina?, ¿cómo crees que tu maternidad impacta en la forma que participas en el movimiento? y ¿cómo tu activismo repercute en tu cotidianidad como madre?
Ya de por sí, en ABi, como sucede en muchos sectores del activismo, las mujeres somos las que por nuestro rol de género menos tiempo podemos dedicar a estas actividades.

A pesar de esto, la participación de las mujeres y de las identidades disidentes es notable, muchas de nosotras somos madres y las que no, son increíblemente sororas.

Creo que la participación de nosotras fue y sigue siendo clave en el éxito de Argentina en Bici, en cada logro hubo una mujer o una persona deconstruida trabajando fuertemente por ello.

No me gusta hablar de el hecho de ser madre como una característica positiva, pero sí me permitió –al igual que a otras compañeras- tener una perspectiva, más que sumar y alentar a otras a ser parte, a dejar las culpas y el estereotipo que la sociedad nos impone.

(*) Consenso: metodología para procesos proyectuales y toma de decisiones que se basa en edificar sobre los desacuerdos nuevas ideas que agrupen a aquellas disimiles; negándose a imponer las hegemónicas. Se sostiene sobre el paradigma “Ganar ganar” en oposición a la votación anclada en el paradigma del éxito.

¡Comenta!