La ley del tránsito indica que media hora después de la puesta de sol y hasta media hora después del alba, los automóviles y motocicletas deben circular con las luces encendidas y nosotros, los ciclistas, debemos usar elementos reflectantes. Esto quiere decir que dependemos de la iluminación pública y de otros vehículos para hacernos visibles al resto del tráfico pero ¿qué ocurre cuando transitamos por calles poco iluminadas o transitadas?

Ojo, no hay que confundir entre las luces para “ver” y las luces para “ser vistos”. Las primeras, podríamos definirlas como todo aquel sistema de iluminación destinado para ver el terreno por donde vamos a circular, es decir que son el equivalente a los focos de automóviles y motocicletas. En cambio las segundas, o luces para ser vistos, son todas aquellas cuya funcionalidad es hacernos visibles al resto. Otro detalle importante, es el color de las luces que utilizaremos. Siguiendo la misma lógica del resto de los vehículos, para iluminar la parte frontal de nuestra bicicleta utilizaremos luces blancas o amarillas y para iluminar la parte trasera utilizaremos luces rojas. La finalidad de esto es indicar nuestra dirección de circulación. Noten que aun cuando cada dispositivo cuenta con más de un “juego” o forma de parpadeo, la manera correcta de usarlo es fijo, sin intermitencia. A continuación, un listado con las opciones de iluminación para ver y ser visto que he tenido la oportunidad de probar.

PARA SER VISTOS
El comercio ofrece hoy diversas opciones para iluminar nuestra bicicleta, desde las más sencillas hasta complejos sistemas eléctricos que dejarán a tu nave de dos ciclos más que visible. Luces de silicona genéricas: (insertar pack de luces de silicona estándar)
PROS: suelen ser muy económicas y versátiles. Vienen en empaques de dos unidades (delantera/trasera) o independientes. En versiones de una, dos o más ampolletas LED por cada dispositivo, su cuerpo elástico fabricado en silicona les permite adaptarse a cualquier diámetro y forma de los tubos presentes en la estructura de nuestra bicicleta. El destello de estas luces con sus baterías a full carga es visible hasta 50 metros de distancia aproximadamente.
CONTRAS: la mayoría de estos dispositivos utiliza baterías de metal litio tipo moneda (CR2032) no recargables cuya duración puede parecer muy poca. Si eres de los que les preocupa el tema de la contaminación en todo sentido, estas luces no son para ti. Otro aspecto en contra es que si bien su cuerpo está recubierto por silicona, no son 100% resistentes al agua.
También hay fabricantes que han pensado en el tema de la disposición final de las baterías y han desarrollado sistemas con batería recargable (vía USB) integradas, con una duración de aproximadamente 50 horas. Los productos de la marca Knog, diseñados en Australia, en todas sus versiones, cuentan con sistema de blindaje anti agua y una visibilidad de más de 80 metros de distancia comprobados.
Contra: el valor y el cuidado, ya que su precio suele ser bastante elevado y su marca muy reconocida son bastante populares entre los amigos de lo ajeno, por lo tanto debemos ser muy cautos a la hora de estacionarnos y recordar retirarlas siempre de la bici cuando vamos a estar lejos de ella.

luces led

 


Punto y aparte merecen los chicos de www.hastevisible.cl quienes aportan a nuestra visibilidad con un novedoso sistema de señalización de viraje “100% diseñado en chile” el cual consta de una unidad luminosa de 24 leds en forma de flechas, las que usamos mediante un cinturón (provisto en el set) y son accionadas mediante un control remoto de fácil postura en el manillar. Vale la pena darles una chance.

haztevizible-21


 
 

¿Qué ocurre con las prendas de vestir? ¿Alguien ha hecho algo al respecto? La reconocida marca de jeans Levi’s ha desarrollado la línea de ropa “Commuter”, que incluye pantalones, chaquetas y camisas, pensando exclusivamente en su público ciclista masculino. Estas prendas están fabricadas con materiales altamente resistentes, que repelen tanto agua como suciedad, y que además cuentan con detalles tales como bandas reflectantes (ocultas en bastas y pretinas) y una pretina especial en los pantalones para transportar tu candado “u-lock” sin necesidad de otro accesorio. Para más información, revisar: http://www.levi.cl/chile/detalle-noticia.aspx?id=210

 

PARA VER
Las hay de distintas calidades y precios. Suelen tener un cuerpo que recuerda a una linterna de mano y de hecho, muchas ofrecen la dualidad de uso ya que son fácilmente desmontables desde la bicicleta. Son indispensables para aquellos ciclistas nocturnos que gustan de largos recorridos fuera de la ciudad. Al necesitar mayor potencia para funcionar, en las versiones que usan pilas (principalmente de tamaño AAA) ya podemos pensar en prescindir de las baterías desechables y adquirir packs de pilas recargables más amigables con el medio ambiente. Dependiendo de la cantidad y diámetro de los LEDS que componen el cabezal, será el tamaño de nuestro foco. Yo utilizo, para la ciudad, un foco de 6 luces LED pequeñas, las que me parecen suficientes para el uso que le doy. A la hora de adquirir uno de estos dispositivos, debes fijarte en que posean empaquetaduras o sellos anti agua, son fáciles de reconocer a simple vista. Fíjate también en que la estructura del cuerpo principal se vea robusta y bien terminada y en el tipo de anclaje o fijación a la estructura de la bicicleta, el cual debe permitir removerlas fácilmente. Las tiendas por lo general las tienen dispuestas fuera de sus empaques para que puedas probarlas.
NOTA: Si eres aficionado al “bending” o a la modificación-fabricación de accesorios. Te cuento que me ha resultado bastante útil unir dos baterías para teléfono móvil, un interruptor y un socket de carga y adaptarlas a mi linterna. Solo hacen falta un poco de ingenio y algo de “YouTube” para llevar esto a cabo y los resultados, a excepción del apartado estético el cual aún no resuelvo, son estupendos.

About The Author

Dr Bike

El día más feliz de mi vida, fue el que recibí mi primera bicicleta de regalo. Se convirtió en mi amiga, en extensión de mi cuerpo y en mi escuela de mecánica. Hoy, después de mucho andar, puedo decir con certeza, que la bici y yo, somos uno solo.

One Response

¡Comenta!