La bicicleta me ayudó a tenerme más confianza y encontrar mi rol social activo.

¿Qué te motivó a optar por la bicicleta como modo de transporte en tus viajes cotidianos y que beneficios te ha otorgado?
Me muevo en bicicleta y me motivó la autonomía, la independencia, el hecho de no depender de nadie a la hora de moverme. También poder hacer de mi movilidad un momento descontracturado y divertido del día, disfrutar un poco más de mis regresos o de mis paseos y así aportar a mi salud y un poco más al medioambiente.
Como beneficios, moverme más rápido y no estancarme en horas de congestión, además de la posibilidad de combinar caminata y andar en bici. Personalmente, me dio más seguridad, me ayudó a tenerme más confianza y encontrar mi rol social activo. Me comprometo con la mayoría de las causas que tienen relación con la bici. También mi salud mejoró, tenía problemas de metabolismo y han ido mejorando. La bicicleta es muy completa, trabajas y aportas un montón a tu salud, sin ser un esfuerzo el tener que hacerlo.

¿Hace cuánto tiempo te mueves en bicicleta y cuáles son tus recorridos habituales?
Ya son dos años y medio. Estudiaba en otra provincia, donde no era muy seguro y no tenía espacio para tener una bicicleta, así que cuando me mudé a Salta decidí empezar a moverme así. Creo que fue una de las mejores decisiones que tomé y estoy convencida que será así hasta el fin. Tengo la fortuna de que no he tenido problemas ni accidentes a la hora de moverme por la ciudad y alrededores.
Mis recorridos habituales son urbanos, dentro de la ciudad. Salgo a hacer mis cosas en bicicleta y algunas veces, los fines de semana, salgo un poco de la ciudad, a disfrutar más de los hermosos lugares que tiene Salta. No recorro muchísimos kilómetros ni tampoco compito, es solo recreativo y a modo de disfrutar un lindo paseo.

Florencia_Barberis-new_indie2

¿Qué accesorios sueles llevar contigo cada vez que te movilizas en bicicleta? Y ¿cuál es tu estrategia para desplazarte a través de la ciudad?
Los accesorios que nunca faltan son: timbre, casco y luces. El timbre siempre está, el casco no lo uso siempre, solo en horas picos o en salidas por lugares muy concurridos y/o peligrosos; las luces, en la noche. Confieso que soy muy fanática de las luces, tengo un montón y de diversas formas y colores, son una especie de fetiche para mí y mi bici jajaja.
A través de la ciudad, como estrategia principal tengo la seguridad, por eso es que previo a salir siempre planifico ágilmente por dónde “me conviene” ir. Elijo trayectos más seguros, menos congestionados por el tránsito y bien iluminados. Tengo una especie de mapa mental en base a mis recorridos circunstanciales.
La confianza en mí misma, hace que sea todo más fácil. Cuando algo no me cierra en el cálculo, elijo el transporte público (bondi urbano). Creo que la preocupación más grande que tiene el ciclista como cualquier persona que se mueve en un no motorizado, es el tráfico vehicular.
Otro dato, no menor, es la dificultad de movernos en bici en la calle, el lugar que tenemos que ocupar en ella. ¿Por la izquierda o por la derecha? Corresponde por la derecha, pero el tránsito caótico de los bondis urbanos no nos permiten desplazar por ese carril, a su vez, por la izquierda nos sería más cómodo, salvo por el detalle que es el carril de adelantamiento de los vehículos. Entonces, a veces manejamos por donde podemos y rogando que no nos pase nada.

¿Qué cambios propones para una mejor convivencia entre los distintos modos de transporte en la ciudad? ¿Cómo y a quiénes se podría incentivar, para promover el uso de la bicicleta en la ciudad?
Principalmente que los diferentes sectores públicos y/o privados, empiecen a diseñar y ejecutar ciudades más cicloinclusivas, que la pirámide vial se empiece a respetar.
Siempre he dicho que el problema es la falta de empatía, la intolerancia y el respeto. Para mí, éstas son las claves para crecer. Todo se resume en que, a veces, las personas no se ponen en el lugar del otro, no respetan que uno elija moverse de otra manera.
Por eso mi propuesta es concientizar y empatizar, todos somos parte de la sociedad, con nuestras semejanzas y diferencias, y así como pensamos distinto, tenemos derecho a elegir un movilidad diferente, pero siempre teniendo presente que la prioridad la tiene el peatón.
Los puntos fuertes son los niños y los adolescentes que están en pleno crecimiento humano y social. Yo creo que la familia y la escuela son espacios donde se debe fomentar eso. Los papás deberían salir más con sus hijos a pasear, desde los colegios se debería fomentar más las actividades recreativas con medios de movilidad no motorizados. Hacer de nuestro futuro uno más humano, más amoroso y menos contaminante.

Flor Barberis
Comunicadora
25 años
Salta, Argentina

¡Comenta!