A la toma de decisiones de movilidad, se suma la de tomar decisiones como mujer

¿Qué te motivó a optar por la bicicleta en tus viajes cotidianos y que beneficios te ha otorgado?
Para mí hubo tres momentos:
1. El #YoSoy132 y haber vivido y estudiado en Europa. Antes de eso usaba coche, pero haber pertenecido a un movimiento social como el 132 en un estado de la república donde hay pocos movimientos estudiantiles, me hizo marchar la calle y darme cuenta que ésta también es un espacio para hacer política. Además, al llevar las asambleas estudiantiles a espacios y plazas públicas descubrí todo lo que la ciudad tenía que ofrecer y que yo, prácticamente, desconocía que existía. Esa fue la primera llamada de atención para mi vida en coche.

2. Meses después del movimiento, me fui a vivir a Europa y entre las turisteadas/caminatas de fin de semana (que me dejaban los pies cansadísimos), caminar a la escuela y un uso intenso y feliz del transporte público, me di cuenta de que caminaba muy poco por culpa de mis hábitos de movilidad. Allí fue cuando dije: al regresar tengo que hacer algo en México.

3. El tercer shock fue darme cuenta de que había muchas personas con discapacidad en la República Checa. Esa duda me aquejó durante todos los meses que viví allá: ¿la gente se cae más?, ¿será la nieve y el hielo que ocasiona más accidentes? No fue sino hasta que regresé a México que entendí la respuesta que tanto busqué; no era que hubiera más personas con discapacidad, es que la República Checa es un país donde sí pueden salir a la calle.

Esas tres cosas fueron básicas para que a mi regreso a México yo llegara decidida a hacer activismo en favor de los peatones. Un año y medio después, con amigos y compañeros, cofundé la Liga Peatonal.

¿Hace cuánto tiempo te mueves en bicicleta y cuáles son tus recorridos habituales?
Desde 2013, cuando me compré una bici y ocasionalmente iba en bicicleta al trabajo, hasta que me la robaron. Antes de eso usaba el coche y era un trayecto de menos de 5 kilómetros. A veces lo hacía caminando.

Mi ciudad en aquel entonces era Pachuca y de punta a punta mide menos de 15 kilómetros, aun así, el transporte público era tan malo, que el coche siempre era la mejor opción.

Ahora que vivo en la Ciudad de México vendí mi coche y la bicicleta no sólo me parece la mejor opción porque es barata y rápida, sino la más segura. Odio darle mi dinero a Uber y, por las noches, si es una ruta que conozco, prefiero venirme en bici y “sola”, algo que no haría en transporte público. Pongo el “sola” entre comillas, porque en el sistema machista heteropatriarcal, cuando no vamos con hombres es que vamos “solas” y es más “peligroso”.

Siento que la bici me ha dado una posibilidad maravillosa de moverme de manera independiente, sin pensar en que alguien me acompañe. Ojo: en Ciudad de México hay zonas donde de noche no andaría en bicicleta.

Esto de ser mujer y de salir a la calle tiene muchas implicaciones. Es decir, en las mañanas una siempre piensa cuáles serán sus recorridos y en base a eso decide qué hará y cómo se moverá. Es decir, además de las decisiones “normales” que tomaría un hombre: tiempo, el clima y si hay contingencia; como mujer una tiene que pensar también en función de qué es más seguro, la hora y si irá “sola”. A la ecuación normal de tomar decisiones de movilidad, se suma la de tomar decisiones como mujer.

dana_corres-ciudadanxs-new_indie2

¿Qué accesorios sueles llevar contigo cada vez que te movilizas en bicicleta? Y ¿cuál es tu estrategia para desplazarte a través de la ciudad?
Casco, chaleco y luces si voy en bici. Si voy caminando, pienso en mis zapatos: tienen que ser cómodos, comodísimos. A medida que las ciudades se hicieron para los coches, creo que son cosas que dejamos de pensar.

Viviendo en ciudades como la Ciudad de México, que tiene un montón de lluvias al año, el calzado no sólo tendría que ser cómodo, sino impermeable y las chamarras, jerseys y todas esas cosas para cubrirnos, tendrían también que considerar el factor de la lluvia…evidentemente esto lo digo partiendo del hecho de que vivo en una ciudad que solía ser un lago y son las cosas que pienso como miembro de la Liga Peatonal.

En fin, el calzado es bien importante. ¡Mi sueño es que las flats sean con suelas gruesas!

¿Qué cambios propones para una mejor convivencia entre los distintos modos de transporte en la ciudad (motorizados y no motorizados)? ¿Cómo y a quiénes se podría incentivar, para promover el uso de la bicicleta en la ciudad?
Hablaré desde mi formación, soy comunicóloga. Creo que hemos fallado enormemente en comunicar. Creo que tendríamos que comunicar mejor lo que hacemos y estos cambios que queremos ver en la ciudad, con el afán de convencer a las personas. Me sorprende que en nuestros foros y eventos no nos demos cuenta que llevamos años hablando con los mismos y de lo mismo, que no estamos llegando de manera contundente a nuevos públicos. Creo que por ahí hay muchísimo que hacer.

¿Qué propongo? La comunicación asertiva, directa, confrontativa, compasiva y pedagógica.

Dana Corres
Comunicóloga, escritora y directora de la Liga Peatonal
29 años
Ciudad de México, México

¡Comenta!