Hay que reforzar la colectividad y generar proyectos que mejoren la movilidad para todos

¿Qué te motivó a optar por un modo de transporte no motorizado en tus viajes cotidianos y que beneficios te ha otorgado?
Hasta ahora, he sido automovilista, ciclista y peatón. Viví muchas horas en el auto y he usado regularmente todos los tipos de transporte público disponibles. De esos tres, el transporte no motorizado, en este caso la bicicleta, es el ganador en eficiencia de tiempos de traslado.

Lo que me motivó a usarla fue la necesidad de disfrutar las complejas calles de la Ciudad de México de otra manera, con total libertad de acción, dirección y ritmo.

¿Hace cuánto tiempo te mueves en un modo no motorizado y cuáles son tus recorridos habituales?
Soy ciclista de tiempo completo desde hace siete años, mis recorridos habituales son aleatorios: en la ciudad es mi medio de transporte prioritario, después está la intermodalidad con el transporte público y cuando se puede, también viajo con ella.

ciudadanXs-New_indie-CD3

ciudadanXs-New_indie-CD2

¿Qué accesorios sueles llevar contigo cada vez que te movilizas en tu medio no motorizado? Y ¿cuál es tu estrategia para desplazarte a través de la ciudad?
Tengo la maldita costumbre de siempre llevar mochila, como del Gato Félix, cargo desde herramientas hasta accesorios varios necesarios y otros no tan necesarios, que me permitan sobrevivir en la ciudad y también como protección, pues me ha ayudado a absorber golpes y raspaduras en algunos incidentes.

La estrategia para desplazarme es muy libre, decido cuál es la ruta más despejada y la cambio en el camino porque me distraigo fácil, siempre hay algo nuevo que ver.

¿Qué cambios propones para una mejor convivencia entre los distintos modos de transporte en la ciudad (motorizados y no motorizados)? ¿Cómo y a quiénes se podría incentivar, para promover el uso de modos de transporte no motorizados en la ciudad?
Hablar de cambios sociales es un tema muy amplio. El ciclismo permite crear nuevas formas de comunicación e interacción social que representa muchas cosas para gente diferente.

En términos de convivencia, hay que reforzar la colectividad y generar proyectos que mejoren la movilidad para todos, ya sea en términos de infraestructura o bien de mejorar la legislación existente que, aunque no sirva en las calles, brinda cierta seguridad a todos los usuarios de la vía pública.

Hay que incentivar a toda la sociedad, a comprender que el ciclismo no es una utopía que pretenda siquiera proponer la producción de un nuevo tipo de ser humano, ni uno más o menos capaz. Es necesario comprender que la bicicleta y su uso, desde el oficio más antiguo hasta la moda más excéntrica, es una herramienta simple y contundente, que nos permite conocernos mejor, nos ayuda a tener una idea más exacta de cómo funcionamos en el ámbito social y nos ayuda a convertir la ira en ironía.

El transporte motorizado tampoco hace mejores seres humanos, ni más ni menos capaces, al contrario, provee a los conductores de un poder mal dirigido que los limita en pensamiento y los confunde al decidir si usar su auto como medio de transporte o como una peligrosa arma en contra de cualquier otro usuario que se cruce en su camino. Y es ahí donde no hay legislación que funcione, sino la simple voluntad de respetarse uno al otro.

Hay que tomarse las calles, hay que compartirlas y hay que disfrutarlas…We just fucking ride!

Carlos Díaz
Negocios internacionales y oficios varios
35 años
Ciudad de México, México

¡Comenta!