No basta con regalar bicicletas a los estudiantes, sino que generemos conciencia del por qué es importante ese regalo y el beneficio de movilizarse en ella.

¿Qué te motivó a optar por la bicicleta como modo de transporte en tus viajes cotidianos y que beneficios te ha otorgado?
En un principio opté por usar la bicicleta como modo de transporte por un tema económico, ya que cuando estudiaba en la universidad trabajaba part time, iba a varios lugares en el día y necesitaba ahorrar dinero. Ya tenía experiencia con la bici porque desde pequeña la usé para moverme y, como muchos también, de forma deportiva, pero luego fui descubriendo que no solo ahorraba dinero, también me daba independencia, conocía más personas, aumentaba mi salud, evitaba el taco de las calles y llegaba más rápido a cualquier lugar. La ciudad no era tan grande como yo pensaba y pronto se convirtió en un estilo de vida. 

Lo más importante que me da la bici es felicidad, cuando me subo a ella todo mejora, puedo ir cantando, observando la ciudad, sintiendo el aire tibio o fresco y oliendo el aroma de cada estación del año. La bicicleta es un lujo para quien la disfruta.

¿Hace cuánto tiempo te mueves en bicicleta y cuáles son tus recorridos habituales?
Como comentaba anteriormente, siempre ha sido parte de mi historia; mi papá se movía en bicicleta desde que tengo recuerdos y me llevaba con él desde pequeña, en ese tiempo no existían las sillas ni la seguridad en bici, así es que yo me afirmaba del manubrio y nos largábamos a recorrer conversando sobre las normas del tránsito y de los peligros que a veces se encontraban al circular por las calles. Sus enseñanzas me permitieron, no solo tener una visión crítica de la ciudad y su espacio, sino a tener la habilidad de jamás tener algún accidente en mi vida de ciclista urbana, ya que siempre lo principal era la atención 100% en lo que sucede a nuestro alrededor y tener buenos reflejos. Desde los 8 años empecé a salir en mi propia bici por las calles junto a mi papá y hermano, al principio sufría mucha ansiedad ya que los autos me asustaban, pero con la guía correcta empecé a tomar confianza.

Actualmente mi recorrido típico es hacia mi trabajo, el cual queda cerca de mi casa (a unos cinco minutos); si debo trabajar dentro de Rancagua e ir a hacer una visita domiciliaria, voy en mi bici a cualquier parte de la ciudad. Tengo lugares estratégicos donde me la cuidan si voy a un barrio más complejo y a veces las personas se sorprenden cuando me ven llegando en ella, ahí siempre aprovecho de explicar que la uso para ir a todos lados; al trabajo, hago trámites, visito amigos, voy al café en el centro, a reuniones e incluso a los carretes. Es cómoda, rápida y me sube el ánimo desde el primer pedaleo, es mi forma de animarlos y mostrarles que es una gran alternativa dentro. Muchas veces la gente cree erróneamente que la usamos porque no tenemos otra opción, y la verdad es que muchos la elegimos y no la cambiamos por nada!

camila-duarte-newindie2camila-duarte-newindie3

¿Qué accesorios sueles llevar contigo cada vez que te movilizas en bicicleta? Y ¿cuál es tu estrategia para desplazarte a través de la ciudad?
Trato que mis viajes sean simples y con pocas cosas, pero los imprescindibles son: una bandana, alguna alforja o mochila con reflectantes, en invierno mis guantes y cubre asiento impermeable para la lluvia, ropa siempre adecuada a la bici (aunque en ocasiones pedaleo con tacos y en verano sólo uso vestido). Mi estrategia para desplazarme por la ciudad es estar siempre muy atenta a todo lo que pueda cruzarse en mi camino, adelantándome a los movimientos de los autos y otros actores de la calle, consciente que todos tenemos nuestro espacio en ella, pero para validarlo debemos respetar las normas básicas del tránsito y ser prudentes.

¿Qué cambios propones para una mejor convivencia entre los distintos modos de transporte en la ciudad? ¿Cómo y a quiénes se podría incentivar, para promover el uso de la bicicleta en la ciudad?
La clave está en la infraestructura y en las políticas públicas destinadas a la promoción del uso de la bici como medio de transporte. Acá en Rancagua se ha avanzado mucho en ciclovías en estos últimos años y lo destaco, pero creo que falta involucrar más a los actores de la sociedad civil y a los colegios; para promover el uso de la bicicleta es importantísimo que eduquemos a los más pequeños, no basta con regalar bicicletas a los estudiantes, sino que generemos conciencia del por qué es importante ese regalo y el beneficio de movilizarse en ella ejemplificando el cambio que puede traer a nuestras vidas, ciudades e incluso a nuestra cultura. Para ellos andar en bici por la ciudad puede ser toda una aventura, para luego en la adultez esos recuerdos serán enseñanzas y herramientas para su vida. Por ello contribuir con nuestro ejemplo es requisito para el éxito.

Camila Duarte Marcone
Trabajadora Social
29 años
Rancagua – Chile

¡Comenta!